Facultad de Ciencias Políticas y Sociales - UNAM 

Todos los derechos reservados-

® 2018-2019

Laboratorio Multimedia para la Investigación Social

Laboratorio Multimedia para la Investigación Social - UNAM

Publicado: 03/08/2013

 

La sierra norte de Puebla se encuentre en la mira de distintos proyectos de presas hidroeléctricas y de minería a cielo abierto. Desde la llegada del actual gobernador del PAN Rafael Moreno Valle Rosas se han entregado concesiones sobre 59 mil hectáreas para la explotación minera en la zona, además de que se proyecta la construcción de hidroeléctricas.

 

En el municipio de Olintla específicamente, se ubica el proyecto de una presa hidroeléctrica sobre el río Ajajalpan, uno de los más importantes de la zona. Su construcción está a cargo del consorcio Grupo México perteneciente al empresario Germán Larrea Mota Velasco. La población totonaca de la región y distintos colectivos que trabajan en la zona, han denunciado que esta empresa ha comenzado a trabajar en la remoción del terreno para la construcción del proyecto afectando zonas de cultivos y marcando árboles y terrenos sin contar con los permisos necesarios.

 

En la comunidad de Santa Catarina que pertenece al mismo municipio, trabajadores de la empresa entraron con maquinaria y sin el consentimiento de los habitantes que se han negado a vender sus tierras, para construir una brecha con dirección al río. Los pobladores totonacos, afirman que pudieron detener los trabajos gracias a que se pusieron frente a la maquinaria arriesgando su vida.

 

El consorcio Grupo México es uno de los más importantes en explotación minera a nivel nacional y uno de los mayores explotadores de cobre en el mundo. Es también responsable de la tragedia sucedida el 19 de febrero de 2006 en la mina de carbón de Pasta de Conchos, municipio de San Juan Sabinas, Coahuila, donde la empresa junto con el gobierno decidieron suspender el rescate y abandonar a los 65 trabajadores mineros que quedaron atrapados a 120 metros de profundidad posterior a una explosión. Después de este hecho Grupo México sigue explotando minerales en nuestro país sin ninguna restricción. El actual proyecto hidroeléctrico que lleva esta empresa en Olintla se enmarca dentro del Convenio de Generación de Energía Limpia que fue firmado por el gobernador Moreno Valle y Grupo México en el año 2011 donde se planeó la construcción de cuatro hidroeléctricas bajo un régimen de autoabastecimiento para los proyectos mineros del estado.

 

La conflictividad y oposición a estos "proyectos de muerte" como los denominan los habitantes del municipio de Olintla, se pueden observar en distintos puntos del estado. Por ejemplo, desde el 2012 se ha manifestado el rechazo de la comunidad de Telela de Ocampo ante la instalación de una mina a cielo abierto por parte de grupo Frisco; de la misma manera en la comunidad de Zautla los habitantes se encuentran en un férreo proceso de resistencia ante los proyectos de extracción de la compañía minera de origen chino JDC Minerals.

 

En un hecho donde se muestra la complicidad del gobierno con estos megaproyectos, el 26 de enero de 2013, por lo menos 50 activistas de diferentes organizaciones y pobladores de Olintla fueron retenidos en la comunidad de Ignacio Zaragoza cuando salían de una reunión informativa sobre los efectos devastadores de las presas. El grupo que los detuvo estaba formado por gente allegada al presidente municipal de Olintla, Héctor Arroyo Bonilla, quien abiertamente se ha manifestado a favor del proyecto. Este hecho es sólo muestra de una dinámica nacional en la que los gobiernos trabajan en conjunto con las empresas para lograr instalar este tipo de megaproyectos, a pesar de las graves afectaciones ecológicas y sociales.

 

Actualmente las comunidades de la sierra norte de Puebla están en alerta por el hostigamiento y la imposición de estos megaproyectos devastadores que empresas como Grupo México están impulsando.

El río Santiago, simulación oficial ante el desastre socioambiental

La resistencia de Olintla y los pueblos totonacos ante

los "proyectos de muerte" en la Sierra Norte de Puebla